domingo, 9 de marzo de 2014

Crying at the discoteque

Ayer por la noche tenía previsto asistir a una fiesta eurovisiva que se celebró en Barcelona pero por un compromiso de Willy Fog al final me tuve que quedar en casita. Así que en lugar de ponerme vestido y tacones me puse el pijama y puse en marcha mi plan alternativo, también eurovisivo: ver la final del Melodifestivalen por internet.
El Melodifestivalen es el nombre que tiene la preselección de la canción de Eurovisión en Suecia. Y, señores, que quieren que les diga, eso sí es una preselección y no lo que montamos aquí.
Galas semanales, una gran final con un montón de público y una puesta en escena espectacular. Así da gusto.
Antes de empezar la gala hice un poco de sondeo entre mis amigos eurovisivos y me dijeron que la cosa iba a estar entre dos: la que se pensaban que iba a ganar y la que uno de mis amigos y muchos fans eurovisivos querían.
Se cumplieron los pronósticos. En los votos del jurado internacional, sí, sí, con jurado de diferentes países y todo quedó primera la que decían que iba a quedar, pero cuando llegó el voto del público se dio la vuelta a la tortilla y acabó ganando la que más apoyo de los eurofans tuvo.
Y me alegro la verdad, porque la canción ganadora le da mil vueltas a la otra.
Así que nada, ahora esperais al mes de mayo, a las semifinales, para ver cual es la canción escogida por Suecia, porque no la vais a escuchar hoy.

Me interesaba ver el Melodifestivalen porque una de las finalistas era Helena Paparizou, ganadora en 2005 representando a Grecia. Los que habeis seguido este blog sabeis que me encanta así que era un motivo añadido para ver la gala.
Pero no, tampoco os he puesto hoy la canción de Helena.

Cuando estaban con el repaso de los finalistas me llamó la atención uno de los grupos: Alcazar. Me sonaban un montón. Entré en internet a buscar información de ellos y leí que se han presentado en varias ocasiones  a la preselección, pero no, ese tampoco era el motivo por el que me sonaban tanto. Seguí leyendo y...zasca! algunas de sus canciones habían sido, en su día, hit en Europa y, como no, en España.
Aaaaaaamigooooooooo, por eso no me sonaban. Busqué en Youtube y di con dos que recuerdo haber bailado un montón.
Una de ellas es ésta que podeis escuchar hoy.
Cancíón movidita para un domingo tranquilo y soleado. Os acordais?